Día 14: VULNERABILIDAD | 31 Días de Oración por tus Hijos

0
1552
Por Laura Petherbridge

“Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte” (2 Corintios 12:9-10 RV60).

Mis padres se divorciaron cuando yo tenía ocho años. Me asusté y me convertí en una maniática controladora. Por eso me cuesta trabajo dejárselo todo a Dios, incluyendo mi familia. Dejar a nuestros seres amados a los pies de la cruz requiere que seamos vulnerables: ese es el temor más grande de cualquier dictador.

La confianza no es algo sencillo de dar cuando tu alma ha sido herida. Dios lo comprende y nos atrae gentilmente a sus brazos para revelarnos su tierno y apasionado corazón. Eso convierte la ansiedad en confianza: Él nunca falla, Él nunca abandona.

Aquellas cicatrices de la niñez ahora me sirven como un llamado y mi debilidad se convierte en fuerza en Cristo.

¿Tienes miedo de ser vulnerable? Pídele al Espíritu Santo que te revele aquellas áreas ocultas en las que el miedo no te permite dejar todo en las manos de Dios. Cuando nuestra debilidad se convierte en un aliado en vez de en un enemigo, la vida abundante prometida por Cristo, [y de la que ya gozamos, ¡se hace tan evidente ante nuestra vista!]

[Oremos por que nuestros hijos vean en nuestras vidas, la realidad del poder de Cristo aún en nuestras debilidades y eso los anime a confiar en Él más cada día.]


© Family Matters. Todos los derechos reservados. Usado con permiso.
Traducción: Ana Lucía Franco León, Ministerios Jesús 24×7
Edición y adaptación: David Franco

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here